Incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la incapacidad para controlar y contener la orina. Se puede manifestar con gravedad variable, desde un mínimo de pérdidas… (una o unas pocas gotas) a la pérdida completa de los contenidos de la vejiga. Fuga urinaria, por insignificante que fuera, que constituye un problema higiénico y una causa de malestar social que puede comprometer de manera significativa la calidad de vida. La incontinencia urinaria afecta con más frecuencia a mujeres, pero se estima que un porcentaje de 2-10% de la población masculina presenta fuga urinaria. Afortunadamente, existen soluciones que difieren de acuerdo con las causas subyacentes de la propia incontinencia. La incontinencia urinaria no es un peligro para la salud, excepto en los casos más graves, cuando se asocia con la inmovilidad y la falta de higiene personal o cuando se acompaña de graves problemas de retención urinaria en la incontinencia por rebosamiento o enfermedades neurológicas. La incontinencia urinaria puede contribuir a la agravación de lesiones en la piel, llamadas úlceras de decúbito, que comprometen cada vez más la salud del sujeto con movilidad reducida. En la mayoría de casos, sin embargo, la incontinencia urinaria es un problema que “simplemente” disminuye la calidad de la vida cotidiana. La incapacidad para controlar el escape de orina, además de los problemas de higiene, causa malestar físico y psicológico, provocando sentimientos de vergüenza. Los afectados por incontinencia urinaria cada vez más tienden a evitar situaciones embarazosas como nuevos lugares donde es difícil encontrar un baño en un apuro! y/o contacto social. Todo esto también puede crear malestar en el trabajo y en su vida sexual. Esto constituye un círculo vicioso, en el que la dificultad de la comunicación de su trastorno puede agravar la sensación de frustración. En términos generales, la gravedad de la incontinencia urinaria puede ser enmarcado como de cuatro grados: Mínimo, cuando la persona incontinente no hace uso de los pañales y en las actividades sociales no se vean comprometidos. Modesto, cuando el uso de diversas ayudas absorbentes es ocasional, social y las relaciones de trabajo no se vean comprometidos sustancialmente. Moderado, cuando el uso de ayudas absorbentes es prácticamente constante y cumplir con otras personas empieza a convertirse en un problema. Severo, cuando pañales o condones (un contenedor externo conectado a una bolsa) son un compañero constante en las actividades sociales y el trabajo sufre fuertes restricciones. Es necesario contar con la ayuda de otras personas.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia? La vejiga es el órgano en forma de saco designado para contener la orina. La uretra es el tubo conectado a la vejiga que conduce afuera del cuerpo. Este canal se mantiene cerrado por un mecanismo de esfínter. El funcionamiento de la vejiga y de la uretra cuando uno quiere o no quiere orinar se ilustra en las dos últimas páginas de este folleto. La incontinencia puede ser causada por un mal funcionamiento de la vejiga, la uretra, o ambos. La vejiga puede contraerse y expulsar la orina cuando debería estar en reposo pero no puede expandirse desde la orina que almacena. La uretra, sin embargo, puede no tener cerca lo suficiente como para garantizar el sellado de la orina cuando la presión en los aumentos de la vejiga, por ejemplo al ponerse de pie, toser, caminar, ejerciendo esfuerzo, o en cuclillas; en casos más graves, incluso en reposo, el cierre de la uretra puede ser demasiado fuerte debido a una obstrucción, tanto así que falla cuando el vaciado de la vejiga conlleva a sobredistensión y la pérdida de orina.

¿Por qué podría la vejiga y / o la uretra tener un mal funcionamiento de esta manera? Aquí está una lista de algunas de las causas posibles: Las operaciones quirúrgicas Operaciones en la próstata y la eliminación prostática especialmente total (prostatectomía radical) en el caso de un tumor, pueden hacer que el esfínter sea incapaz de realizar su función de sellado. Ciertas operaciones realizadas en la uretra o el cuello de la vejiga puede comprometer los mecanismos de sellado. Síndrome de vejiga hiperactiva. Hay algunas situaciones en las que el llenado de la vejiga no se produce de manera gradual, pero se interrumpe por contracciones caprichosas con espasmos musculares de la vejiga (vejiga hiperactiva). A veces esta situación se correlaciona con dificultad para orinar debido a una obstrucción y a veces hay un problema neurológico subyacente, pero a menudo hay una verdadera causa identificable de la disfunción. Síndrome de vejiga hiperactiva se caracteriza por una necesidad urgente de orinar, a menudo con un aumento en la frecuencia del impulso, y de manera incompatible con la incontinencia. Retención urinaria crónica. Una obstrucción crónica en el vaciado (la causa no neurológica más frecuente es benigna hipertrofia prostática obstructiva), que se traduce en abundante orina residual en la vejiga (casi correspondiente a toda su capacidad) después de la finalización de la micción, que puede causar distensión del depósito y urinaria fugas debido a una incapacidad de la vejiga para llenar más. Envejecimiento La edad de la vejiga y la uretra puede funcionar con menos eficacia. La presencia de otros problemas de salud, reduciendo la capacidad de movimiento, la destreza manual, la atención y la memoria puede contribuir daños adicionales al sistema de la vejiga-esfínter. Las infecciones urinarias pueden irritar la vejiga y causar contracciones involuntarias. Trauma incidental a la uretra que implica la pelvis y causa una ruptura de la uretra esfinteriana, incluso si se trata adecuadamente, también se pueden comprometer los mecanismos de continencia. Causas neurológicas adquiridas y congénitas. Muchas enfermedades neurológicas del sistema nervioso central y periférico, pueden resultar en una alteración de los mecanismos reguladores de la función vesicoureteral. Condiciones congénitas Ciertas malformaciones congénitas graves pueden causar incontinencia debido a alteraciones de la estructura y, en consecuencia, la función de la vejiga y la uretra.

¿Cómo se manifiesta la incontinencia? La incontinencia urinaria en los hombres puede manifestarse con una diversidad de características. Las siguientes situaciones o tipos de incontinencia pueden ocurrir: Pérdida de orina asociada con el exceso de esfuerzo o estrés, tales como tos, estornudos y levantar objetos del suelo; también al cambiar de postura: por ejemplo, levantarse de una posición sentada, acostada, a pie o en cuclillas. En este caso nos referimos a incontinencia urinaria de esfuerzo; Pérdida de orina asociada a una urgencia urinaria muy fuerte, convincente e incontrolable, no permitiendo usar el baño debidamente. En este caso nos referimos a la incontinencia de urgencia; La pérdida de orina en ambas de las circunstancias anteriores, definidos como la incontinencia urinaria mixta; Pérdida continua de orina, gota a gota, definida como la incontinencia urinaria continua; Pérdida de orina en gotas que aparece después de haber terminado de orinar, llamado post-vacío goteo; Pérdida involuntaria de orina durante el sueño, llamada enuresis nocturna. En ciertos casos, la incontinencia surge como una bandera roja para las situaciones en que la vejiga no se vacía por completo durante la misión voluntaria: la orina residual que se acumula en la vejiga puede llevar a pérdidas, causadas por una vejiga demasiado llena. En este caso se hace referencia a la incontinencia como desbordamiento, que es particularmente importante diferenciar de otras formas de incontinencia. De hecho, en este caso la terapia consiste en ayudar a la persona a vaciar completamente la vejiga y no implica el tratamiento directo de la incontinencia. Por otra parte, esta situación, si no se trata, tiene el potencial de causar complicaciones renales. La incontinencia urinaria en los hombres, además de ser de diferentes tipos, puede ser de diversa gravedad. Es posible tener pérdidas de orina con características que van desde la pérdida de sólo unas pocas gotas, a una corriente o cantidad más significativa y hasta la totalidad de los contenidos de la vejiga. La frecuencia de pérdida también puede ser muy variable. Algunas personas se ven afectadas por una incontinencia rara o de una frecuencia de menos de una vez por semana, mientras que otros pierden orina varias veces al día o incluso de forma continua.





La “bombita” como opción para el tumor de la próstata

Leer ahora

Experto italiano comparte con Cuba técnica para la disfunción eréctil

Leer ahora

Conoce la innovadora tecnología detrás de los implantes de pene

Leer ahora

Prótesis de pene en 15 minutos

Leer ahora

Capacitan a cirujanos en Cuba

Leer ahora

Argentina se hace eco del nuevo tratamiento

Leer ahora

Cuba, aquí es donde se escribe la historia

Leer ahora




RESERVAS ABIERTAS PARA OTROS

Day(s)
Hour(s)
Minute(s)
Second(s)